lunes, 8 de mayo de 2017

Diversidad afectivo-sexual: el sexo y el género.

   Estos dos conceptos, que empleamos habitualmente y cuyo significado se confunde con frecuencia, deben ser bien diferenciados. 
   El sexo nos distingue entre hembras o machos / hombres y mujeres en función de las características biológicas de nuestros cuerpos. Así, en cuanto nacemos, nos asignan un sexo. Esta división, tan clara aparentemente, no lo es cuando nos encontramos con personas intersexuales, es decir, aquellas personas  en las que la atribución del sexo resulta problemática.
   Además, hemos de distinguir nuestra identidad sexual: serán cisexuales aquellas personas que se identifican con el sexo que les ha sido asignado al nacer, mientras que una persona transexual será aquella cuya identidad no se corresponde con la que se le asignó al nacer en función de sus genitales. Se trata del sexo sentido.
   En cuanto al género, que en nuestra cultura y momento histórico se corresponde con lo "masculino/femenino", designa los roles que se asignan durante la socialización a las personas en función de su sexo.
   Aquí tienes un experimento que te ayudará a comprender algunos aspectos que influyen en la construcción del género:
     

Bibliografía: Coll-Planas, Gerard y Vidal, Maria (2013) Dibujando el género. Barcelona:Egales.






No hay comentarios:

Publicar un comentario