domingo, 27 de enero de 2019

"Soy yo, soy genderqueer"


     Hoy queremos compartir con ustedes este  artículo de opinión, honesto y apasionado,  que Tara de Rek se ha animado a publicar en nuestro blog. 
   Con "Universo coeducativo" pretendemos, además de mostrar el trabajo que en materia de Igualdad se está desarrollando en nuestro centro, visibilizar, formar, sensibilizar... en cuestiones de diversidad afectivo-sexual ya que nuestro objetivo es que en nuestra comunidad educativa todas, todos y todes se consideren personas totalmente libres y con plenos derechos.
     Esperamos que lo disfruten.

    Empezaré bien: nací mujer, creceré queer y moriré siendo yo misme. Así de sencillo. Y ahora te preguntarás, ¿qué coño es queer? Pues bien, te lo explicaré muy fácilmente (o al menos como yo lo siento). ¿Te acuerdas de esa sociedad patriarcal y heteronormalizada de la que ahora tanto se habla? Pues todavía existe otro "cliché/canon/inserte palabra para definir lo bien visto por la sociedad", que habla de que al nacer todos somos personas y de que, además, nos deben asignar un sexo y un género por tener pene o vulva, es decir, género masculino en el primer caso y género femenino en el segundo.  ¿Se dan cuenta ya  por dónde van los tiros? Y no me estoy refiriendo a las personas trans -que también son importantes-, me estoy refiriendo a las personas queer. Eso a lo que llamamos ser hombre o mujer es solo una clasificación social binaria, porque solo hay dos géneros (bi = dos) masculino o femenino. 

   Queer es una palabra inglesa que significa `raro o extraño´ aludiendo a las personas. Esta se ha utilizado como insulto hacia gays, lesbianas y trans desde que el mundo es mundo. Pues bien, nosotres (así de extraños son nuestros pronombres, todos acabados en -e) hemos cogido esa palabra que se utilizaba como despectiva hacia personas que no cabían en los cánones de la sociedad y la hemos usado como escudo y como símbolo de lo que somos. Somos personas no-binarias, que no se decantan por ninguno de los dos roles que nos marca la sociedad y, aunque no se lo crean, somos personas igualmente. 

   Queer para mí significa libertad, valentía y autoaceptación. Y es verdad que ahora vendrá el típico o típica a decir que no nos deberíamos encajonar en palabras que, al fin y al cabo, no nos definen en su completa totalidad. Las palabras son únicas al igual que las personas. Para cada ser hay una palabra, como para cada idea, objeto o sentimiento también la hay. ¿Que tal vez no sea la palabra que más me define? Tal vez. ¿Que puede que me esté equivocando? Seguramente. ¿Que no tengo término para definir quién soy y cómo soy ? Totalmente verídico; es por ello que escojo lo más aproximado a mi sentir. 

  Y no me malinterpreten, pero mi vida es así, un constante cambio. Puede que mañana cambie de idea y ya no me sienta así; sin embargo, hoy es hoy y mañana ya veremos si será mañana, ¿no? 

  Encasillarnos en palabras, a mi parecer, no es malo (hasta cierto punto). Y es que , si la sociedad no te acepta tal y como eres, ¿por qué no darle un poco por saco siendo tú misme y ahogándola en sentimientos y verdades como templos? Mi mensaje es: "WE WILL ROCK YOU "(`te haremos temblar´ para los no-bilingües). 

  Nos confinaremos y nos nombraremos como queramos ser hasta el fin de nuestros días, porque ¿qué es de la vida sino una incongruencia en sí misma? Y claro que tal vez mañana pueda variar de opinión y sentirme de otra manera, pero ahora soy lo que soy, soy queer, soy Tara, soy yo misme. 

  Y es que ya lo decía Ana Torroja en los 80, "no soy ni hombre ni mujer, solo soy una persona". Nunca sabremos si su intención era visibilizar a este colectivo tan grande y hermoso que hemos creado, o si simplemente fue una pura casualidad que se acabó convirtiendo en una frase llena de rebeldía y progresismo. 

  Y puede que ahora mismo estés pensando en que este artículo te ha sonado chino, que tiene entre poco y nada de sentido o que soy une extremiste, feminazi y líder progresista. Puedes pensar lo que quieras. Yo seguiré siendo así, bueno, yo y muchísimas personas más del colectivo. Porque ser así no es un capricho, es una elección muy dura. Hace falta de valor, coraje y, desgraciadamente, una buena capacidad de argumentación. Porque cuando eres hetero o cis, no tienes que dar excusas. Eres lo normal. Pero, ¿cómo salir del armario sin parecer un maldito demente que necesita 680 caracteres para explicar lo que es? Es una ardua tarea, sin duda. 

  Aquí cierro esta, a mi parecer, pequeña, pero intensa explicación de, lo que viene siendo, el género genderqueer, mi género y el género de muchas más personas. 

 Porque, al fin y al cabo, ¿qué somos sino personas buscando la felicidad? Sin nada más que decir, "SPREAD YOUR WINGS AND FLY AWAY".

                                                                                                                  Firmado:

                                                                                                                                   Tara de Rek

No hay comentarios:

Publicar un comentario